miércoles, 26 de febrero de 2014

La cultura y el ajedrez



El escritor Argentino Borges aseguró: “El ajedrez es uno de los medios que tenemos para salvar la cultura, como el latín, el estudio de las humanidades, la lectura de los clásicos, las leyes de la versificación, la ética. El ajedrez es hoy reemplazado por el fútbol, el boxeo o el tenis, que son juegos de insensatos, no de intelectuales”

El escritor y ajedrecista Juan José Arreola expreso: "La famosa inteligencia es la capacidad de unir unas cosas con otras, de ligar hechos correspondientes."  También aseguro “El ajedrez es el único juego que vale la pena jugar porque nos sobrepasa, como las piezas de Shakespeare o las novelas de Dostoievsky... es arte, ciencia, deporte, es entretenimiento y es, sobre todo, misterio".

El ajedrez forma parte de la cultura de la humanidad.

El término cultura proviene del latín cultus que a su vez deriva de la voz colere que significa cuidado del campo o del ganado. En el siglo XIII, el término cultura se empleaba para designar una parcela cultivada. El termino cultura paso a entenderse como el cultivo del espíritu humano y de las facultades intelectuales del hombre. Durante una época llamada la Ilustración surge el termino civilización, como sinónimo de cultura. Esta palabra aparece por primera vez en la lengua francesa del siglo XVIII, y con ella se significaba la refinación de las costumbres. Civilización es un término relacionado con la idea de progreso y que aspira a que la humanidad logre abatir a la ignorancia

En general, la cultura abarca las distintas formas y expresiones de una sociedad determinada. Por lo tanto, las costumbres, las prácticas, las maneras de ser, los rituales, los tipos de vestimenta, las normas de comportamiento y las costumbres, son aspectos que se incluyen en la cultura.

Otra definición establece que la cultura es el conjunto de informaciones y habilidades que posee un individuo. Para la UNESCO, la cultura permite al ser humano la capacidad de reflexión sobre sí mismo: a través de ella, el hombre discierne valores y busca nuevas significaciones.


El ajedrez se incorporo a nuestra cultura desde tiempos inmemorables y ha influido en la ciencia, en la literatura, en el cine, en la música, el teatro, en las artes n general, y en el divertimiento.

Los valores del ajedrez están al servicio de la humanidad; miles de notables pensadores y hombres de acción: filósofos, científicos, literatos, compositores, militares, políticos, así como hombres y mujeres en general comunes han y disfrutado del más universal de los juegos, que es el ajedrez.

El ajedrez aporta beneficios a nuestra educación, porque el ajedrez desarrolla la capacidad de análisis y la toma de decisiones, enseña a valorar situaciones, estimula el ejercicio de una gran diversidad de aspectos de la inteligencia. El ajedrez tiene una amplia capacidad formativa que ayuda a la mejor comprensión y asimilación de cualquier materia, por lo que contribuye a elevar la posibilidad de aprendizaje de cualquier asignatura y que los niños y niñas sean mucho más eficaces en el ejercicio de las tareas que tengan que llevar a cabo.

El talentoso pintor Marcel Duchamp que en el campo de la escultura fue pionero en dos de las principales rupturas que ocurrieron en la cultura del siglo XX: el arte cinético y el arte ready made. Marcel pinto varios cuadros donde el ajedrez fue el motivo principal, él mismo fue 5 veces representante de Francia, en las olimpiadas mundiales de ajedrez.

Albert Einstein (1879-1955) fue un gran aficionado al ajedrez. Como otros genios del pensamiento universal, vio en el milenario juego una clara alegoría de la vida, calificó al ajedrez como "un juego que posee contenido de verdad" y un "maestro que fortalece el espíritu y alivia los sufrimientos de la vida."

El ajedrez está presente en la obras de genios como Cervantes Saavedra autor de el Quijote, de Jorge Luis Borges, de Dante Alighieri, de Shakespeare o Goethe, de Freud, de Vladimir Nabocov entre otros. El ajedrez es universal, es un acervo cultural de la humanidad. El escritor Stefan Zeweig se dio a la tarea de escribir una novela sobre el ajedrez (“Novela de ajedrez”) 


Miguel de Cervantes (1547 - 1616) escribe en su obra Don Quijote de la Mancha

"...del juego del ajedrez, que mientras dura el juego, cada pieza tiene su particular oficio; y en acabándose el juego, todas se mezclan, juntan y barajan, y dan con ellas en una bolsa, que es como dar con la vida en la sepultura."


Jacinto Benavente (Madrid 1866 - Galapagar 1954) fue un dramaturgo, director, guionista y productor de cine español, Premio Nobel de Literatura 1922. Sobre el ajedrez dijo:

"El ajedrez, interesantísimo; es juego de dioses: ¡manejar a nuestro antojo un mundo en pequeño con todas sus figuras! Quién sabe si el mundo no será en resumidas cuentas más que eso, un gran tablero de ajedrez al que unos seres superiores juegan con nosotros como nosotros jugamos con las figuras del ajedrez."

Los Hindúes referían del ajedrez lo siguiente: Sus virtudes son tan innumerables como los granos de arena de un desierto. Cura la mente enferma y la ejercita en salud. Es un descanso para el intelecto sobrecargado y el distensión para el cuerpo fatigado Alivia las penas y aumenta el sentimiento

En Estados Unidos, Benjamín Franklin, escribió en el siglo 18, el libro titulado: “La moral del ajedrez”, en el que pondera las virtudes políticas que fomenta su práctica: previsión, circunspección, perseverancia, disciplina, criterio. Y también certificó: “La vida es como el Ajedrez, con lucha, competición, y eventos buenos y malos. El Juego del Ajedrez no es meramente una vaga diversión. Muchas cualidades valiosas de la mente, útiles en el curso de la vida, podrán ser adquiridas o reforzadas con el juego ciencia, hasta llegar a ser hábitos, para toda ocasión. La vida es una clase de Ajedrez, en que tenemos a menudo puntos por ganar, y competidores y adversarios con los que hay que luchar, en la vida existe una variedad de acontecimientos, buenos y malos. Jugando al ajedrez, entonces, podemos aprender: previsión, prudencia, cautela, y por último, nos instruimos en el hábito de no ser desalentados por las actuales y malas circunstancias, en el estado de nuestros asuntos, así aprendemos a esperar un cambio favorable, prosiguiendo en la búsqueda de soluciones y recursos”

Sería imposible enumerar todas las obras escritas, novelas, cuentos, en donde el ajedrez es parte de la trama, pero enumeremos algunas: de . S. Eliot (La tierra yerma), Elías Canetti (Auto de fe), de Samuel Beckett (Murphy, Final de juego), de Arrigo Boito (El alfil loco), d Massimo Bontempe lli (El tablero ante el espejo), de Italo Calvino (Las ciudades invisibles),de Paolo Maurensig (La variante Lueneburg). Las Aventuras de Alicia a través del Espejo, de Lewis Carroll, desarrollan un disparatado problema de ajedrez dentro de la trama.

 Flor de María Serrano de Sundby analizo cómo la novela de escritor mexicano Vicente Leñero “La vida que se va” y asegura que la misma tiene un diseño que se basa en tres aspectos fundamentales del juego de ajedrez: 1) las posibilidades infinitas de combinar, 2) la alteración del sistema por cada opción tomada y 3) la dualidad u oposición de contrarios.

Concluye que la novela está estructurada en función de aspectos fundamentales del juego de ajedrez que Leñero, a través de su personaje principal, logra mostrar las limitaciones del ser humano que al elegir una opción descarta la novela La vida que se va está estructurada en función de aspectos fundamentales del juego de ajedrez que Leñero, a través de su personaje principal, logra mostrar las limitaciones del ser humano que al elegir una opción descarta otras, pero al recrearlas en un relato, puede optar por todas. Así la novela, como el ajedrez, permite infinitas posibilidades de combinaciones, pero al recrearlas en un relato, puede optar por todas. Así la novela, como el ajedrez, permite infinitas posibilidades de combinaciones.

Su análisis prosigue y manifiesta la autora de la tesis “El ajedrez es sin duda el juego más intelectual que existe - a decir de los conocedores- es un juego en el que se representa una confrontación entre opuestos y sus elementos simbolizan a los seres humanos; el tablero al mundo, al universo, a la vida. Los jugadores son el poder exterior que mueve las piezas. Cada jugada de uno de los jugadores determina las opciones del otro. Las posibilidades infinitas de combinar, la alteración del sistema por cada opción tomada y la dualidad u oposición de contrarios son sus características fundamentales. Estos tres principios básicos del ajedrez, como elementos estructurales de la novela La vida que se va”

Flor de María Serrano nos relata que la protagonista de la novela es una ajedrecista, cerca del final de su vida encuentra la posibilidad de recrear su vida, y como buena ajedrecista que es, sabe que su vida ya está en “jaque”, pero antes del “mate” quiere recrear todas las opciones que tuvo en la vida y las consecuencias que cada una de sus decisiones habría tenido. Así, la anciana, relata diferentes historias sobre aquello que realizó, aquello que tuvo miedo de realizar y aquello que intentó y se frustró. Lo hace como los grandes jugadores de ajedrez: en simultáneas, es decir, ella, como la “jugadora maestra”, va narrando las diferentes historias como si fuera moviendo las piezas alternativamente.


El poeta árabe Al Katib, poeta, escritor, historiador y filósofo escribió:

"El hombre inteligente dispone

los trebejos de manera

que puede descubrir en su colocación,

las consecuencias que escapan

a la vista del ignorante.

Prevé los sucesivos desarrollos

con la mirada segura del sabio

bajo una frívola apariencia.

En esto sirve los intereses

del Sultán, demostrándole en el juego

la forma de prevenir un desastre.

Para el experimentado

la estrategia del tablero

iguala a la de la lanza

y a la de los escuadrones.


¿Como ayuda el ajedrez a la cultura de los niños y jóvenes?

El ajedrez es una recreación de caballeros (quien se comporta con cortesía, nobleza y amabilidad) y los niños aprenden los cánones que rigen el juego y son el fruto de la civilización como: la gallardía, a la cortesía, el respeto, la justicia, la rectitud, la armonía, la paciencia y la cordialidad.

La derrota no empequeñece las cualidades de un ser humano. Los niños y jóvenes aprenden a lo largo de numerosas partidas a perder y a ganar. Quien pierde se enseña a persistir, a perseverar, porque ha introyectado los valores del ajedrez en su ánimo qu son la voluntad, la disciplina y la perseverancia . Quien gana asume su éxito desde la perspectiva que una serie de factores que facilitaron su éxito, entre ellos el estudio y lo acepta con gusto, sin hipocresías, pero sin petulancia. El ajedrez forma a las personas.

El acatamiento y el respeto de las normas son imprescindibles en la convivencia de los niños y ellos lo aprenden en un reducido espacio, llamado tablero. Los infantes esperan un tiempo, para ejecutar su movimiento, ejercitan la paciencia y la condescendencia, sin hacer ruido, para no desconcentrar a su compañero mientras este medita. Las reglas del juego a los niños les ensaña a responsabilizarse de sus actos: “Pieza tocada, pieza jugada” (piensa antes de actuar es el mensaje.)

La estimación por sí mismo, el ajedrez la fortifica, el ajedrez de forma creciente, logra progresos, avances que lo guían a la solución de problemas y a pensar con mayor soltura, con mayor destreza. Practicar el ajedrez crea un círculo de retroalimentación, que respalda la autoestima y una mayor seguridad en las decisiones.

Los niños y jóvenes estudiantes que ejercitan en el ajedrez adquieren el buen hábito de examinar varias alternativas a gran diversidad y complejidad de problemas por solucionar y que dan como resultado una mayor confianza en su imaginación, en su creatividad y en la originalidad de su pensamiento.

La habilidad en el ajedrez es el resultado de un buen número de aptitudes que trabajan juntas. El ajedrez utiliza y evoluciona todas las facultades mentales de un individuo y brinda la satisfacción a los niños el estar con ellos mismos en el acto apartado e incomparable de pensar.

El ajedrez procura el adiestramiento de todas nuestras facultades mentales. Este juego es una actividad en la que la reflexión, la paciencia, la concentración y la serenidad son premisas básicas. Además el ajedrez es un punto de partida para la generación de espacios de encuentro entre los alumnos y la comunidad. El ajedrez alienta en el niño la percepción, el raciocinio y las ideas, lo invita a pensar por sí mismo. El tiempo de ocio, los niños que practican el ajedrez, lo usan para pensar.

Existen siete campos de aptitud que se refieren a los aspectos: verbales, numéricos, espaciales, lógicos, mnemónicos, perceptivos y psicomotores de la inteligencia y el ajedrez estimula cada uno de ellos.

El profesor de historia Lincoln Miaztegui Casas, ha dicho: "Tarea difícil si las hay, la de definir qué es exactamente el Ajedrez. Sin duda se trata de un juego, pero los que padecemos su hechizado embrujo sabemos que es mucho más que eso. Es deporte porque implica una competición, es ciencia pues contiene elementos exactos de índole matemática y es arte porque puede golpear el espíritu con la inaudita potencia de la belleza abstracta. Es, en definitiva, un microcosmos que reproduce, según ciertas normas convencionales, el universo que habita la especie humana, con su turbulencia de ideas y pasiones."

El ajedrez, puede desarrollar más de una veintena de cualidades básicas muy útiles para la vida del ser humano: imaginación, concentración, planificación, previsión, memoria, espíritu de lucha, control nervioso, capacidad de decisión, creatividad, organización, autocrítica, objetividad, intuición, capacidad de cálculo, visión espacial, sociabilidad, lógica, voluntad, entre otras. A lo largo de los siglos el ajedrez se ha ganado a pulso, un lugar dentro de la cultura de la humanidad.

2 comentarios:

  1. QUE EXCELENTE ARTICULO.
    LES ENVIO MIS POESÍAS ESPERO SEAN DIGNAS DE UN COMENTARIO BUENO O MALO NO IMPORTA.
    AJEDREZ ERÓTICO 1

    El noble Rey en su dorado trono
    La bella Dama de singular belleza
    Juegan el juego que la vida imita
    En ajedrezadas sabanas que al enroque invita

    El Rey con paso vigoroso y firme
    Se acerca a su amada, su amor sublime
    Los alfiles miren con desdén y celo
    Pues son eunucos por el cruel destino

    Los sencillos peones solo prestan guardia
    El brioso corcel relincha y calla
    La grandiosa torre es testigo mudo de tan feliz batalla
    El Rey con magistral jugada
    Invade el centro neurálgico de su amada
    Punto G …… fuerza cósmica
    Energía vital de tan sublime acto

    El tablero se estremece
    El placer es intenso la descarga continua
    Satisfecha la Dama, reluciente su rostro
    Al noble Rey con gran pasión mira
    Mientras en la sala se oye
    Un murmullo
    ¡Oh!
    Cayó el rey de fulminante Mate.


    SANTOJA / NOV 07 de 2013

    ResponderEliminar