domingo, 8 de noviembre de 2015

Si Federico Nietzche hubiese jugado ajedrez.











Afirma que José Alfredo Jiménez y Sócrates están en un desacierto cuando manifiestan que “La vida no vale nada”. Asegura que ambos son en esencia anti griegos. Asevera que los dialécticos deben ser proscritos, aunque acepta que Sócrates era un gran erótico. Atestigua que el mundo de las apariencias es el único real


Se define como póstumo, psicólogo, intuitivo y de buen olfato. Del ajedrez piensa que es: el arte por el arte. Que le gustaría ejercitarlo pero no tiene tiempo. De la ofensiva; que le gustaría atacar las posiciones victoriosas, o esperar a que estas se den, en la soledad del juego, que después de la partida estrecharía la mano del oponente en prueba de bondad, de gratitud para demostrar que no existió un molesto propósito ulterior, sino únicamente hacer visible cualesquiera calamidad social. Define al genio como el resultado final del trabajo acumulado de las generaciones.


Se le explica al filósofo, poeta y músico que al nombrársele una palabra deberá mencionar en forma libre lo que le venga en mente. A continuación la trascripción de las palabras, así como de sus respuestas.


Niño.

-El niño es inocencia, olvido, el niño representa un nuevo principio, un juego, una rueda que se pone a rodar por sí misma; un niño es un echar a andar inicial, el niño es una santa afirmación del "sí". En el juego de crear, se necesita expresar el santo "sí", pues el espíritu quiere hacer su propia voluntad, y al retirarse del mundo, conquista su propio mundo.


Pensar.

-El arte de pensar debe ser aprendido como cualquier especie de baile. Saber bailar con los pies, con las ideas, con las palabras, con la pluma. Para pensar hace falta una técnica un plan de estudios, un magisterio, que el arte de pensar tiene que ser aprendido.


Sinfonía.

-La música debe ser profunda y serena como una tarde de octubre, exuberante y tierna.

El ajedrez.

-El eterno retorno. La voluntad de poder.

La forma de jugar al ajedrez


-El gran estilo nace cuando lo bello obtiene la victoria sobre lo enorme. El mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación.


El ataque.

-La fuerza agresiva que puede calcularse tanto en el adversario más poderoso como en los problemas más difíciles. Ataco de forma instintiva las posiciones victoriosas, o espero a que lo sean, sin aliados, en soledad e impersonalmente. Un duelo leal debe ser en igualdad de condiciones.


Concentración.


-El ajedrecista debe callarse desde el momento en que principia a hablar su partida.



Ricardo Wágner.


-Cambiemos de tema.


¡No la vi!

-No ceder inmediatamente a una seducción. El que obra así, se cree obligado a reaccionar y sigue todos los impulsos.


¡La tenía ganada!


-Toda convicción es una cárcel.


¡Abandono!


-La musa del ajedrecista enamorado del error, andará siempre por el mundo, cabizbaja y ojerosa.


Papeleta.


-Lo que más nos gusta compartir con los demás son los temas que tienen un ingrediente secreto.


Revisar las partidas.


Hoy te parece equivocado lo que ayer aceptabas totalmente. Intentas apartarlo y con ello sentir que triunfó la razón. Sin embargo, antes eras otro, como todos. Y tal vez necesitaras ese error tanto como hoy necesitas tus verdades. Era como una piel que escondía y protegía elementos que aún no tenías permitido ver.


Quien mira hacia su interior como si lo hiciera hacia un universo ve cuán irregulares son las vías lácteas que tiene adentro, sabe que son irregulares, que llevan a lo más pro-fundo del caos y al laberinto de la existencia.


Sócrates.

-Los fanáticos de la lógica son insoportables


Él es el padre de la lógica, la cual representa con máxima nitidez el carácter de la ciencia pura


El socratismo desprecia el instinto y, con ello, el arte.

Sócrates pertenece en realidad a un mundo al revés y puesto cabeza abajo.

En todas las naturalezas productivas lo inconsciente produce cabalmente un efecto creador y afirmativo, mientras que la conciencia se comporta de un modo crítico y disuasivo.

En Sócrates, el instinto se convierte en un crítico, la conciencia, en un creador.

La necesidad de discutirlo todo, de racionalizarlo todo, de verbalizarlo todo: el hombre no llega a ser quien es porque se pone al servicio del conócete a ti mismo y, así, llega a ser tan solo una parte de lo que puede ser

Sócrates, el demonio cazador de ratas de Atenas, no fue solamente el más sabio de los charlatanes que hubo jamás, sino también fue grande en sus silencios.


Eurípides.

-Hasta Eurípides no se sabía hacer hablar convenientemente a la vida cotidiana en el escenario.

De una masa preparada e ilustrada de ese modo nació la comedia nueva, aquel ajedrez dramático con su luminosa alegría por los golpes de astucia

Alzóse aquel género de espectáculo de tipo ajedrecista, la comedia nueva, en su triunfo continuo de la astucia y del disimulo

Nunca, ni siquiera en Eurípides, la esencia del espectáculo se convirtió en la del ajedrez mientras que en todo caso lo ajedrecístico llegó a ser el rasgo fundamental de la denominada comedia nueva.

El amor.

-Nosotros amamos la vida, no porque estemos habituados a vivir, sino porque estamos acostumbrados a amar. Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal. En el amor siempre hay algo de locura, mas en la locura siempre hay algo de razón.

El enojo.

-No con la cólera, sino con la risa es que se mata

Madurez.

-La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño.


El hombre sufre tan terriblemente en el mundo que se ha visto obligado a inventar la risa.


Honorabilidad.

-Los escépticos.


Apuro de tiempo.

-Una vez decidida una acción no debemos reparar en detenernos ante la objeción mejor fundada, Este es el signo de un carácter fuerte, aunque a veces implique la voluntad llevada hasta la estupidez.


Genio.

-El resultado final del trabajo acumulado de las generaciones.


Pasatiempo.

La pereza es la madre de toda apertura ¿Será el ajedrez un vicio?


Himno a la Vida.


-La letra es de mi entrañable amiga, la “bestia rubia” Luo Andrea de Salome


Talento.

-El talento es también un adorno como otro cualquiera, que a veces hace el papel de disfraz. La sabiduría marca límites hasta al conocimiento.

Arte.

Tenemos arte para no morir de la verdad.

Retórica.

-Una partida de ajedrez podría compararse, con un diálogo en la que las partes, haciendo uso de la polémica, utilizan las reglas del juego del discurso para convencer al otro, para disuadirlo, vencerlo dejándolo sin argumentos, sometiéndolo al silencio, un jaque mate a la comunicación.


No importa lo que es la verdad, sino cómo puedo tener razón, de igual manera que los ajedrecistas, durante la partida, no se preguntan qué es el ajedrez, sino cómo puedo ganar y al actuar así ya están mostrando qué es el ajedrez.

Escritores.


Stendhal, Maquievelo, Goehte


“El ajedrecista se hace solo”


-¿Puede resultar trágico un asno? Pereciendo bajo una carga que no puede soportar. Es el caso del obcecado.


Entrenamiento.

-Todo el que disfruta cree que lo que importa del árbol es el fruto, cuando en realidad es la semilla.


Chessbase.


-A fuerza de indagar los orígenes se vuelve uno cangrejo.


Blitz.


-Todo lo breve puede ser producto de algo profundamente meditado.


El juego.


-Si lo bello es idéntico a lo que regocija, lo útil es el rodeo a veces necesario, hacia lo bello.


Ventaja.


-La considero como la libertad. El valor de una cosa consiste no en lo que se gana al adquirirla, sino lo se haga por obtenerla. El valor está implícito en lo que cuesta.


La partida.

-Cuando se defiende una causa con el cerebro y el corazón y el contrincante sólo usa el cerebro, la lucha es desigual. El cerebro y el corazón pueden entorpecerse mutuamente. Sin embargo, la victoria gracias al corazón aparece como más impopular a los ojos de los espectadores.


Juegos.

-Los cuentos y los juegos no son exclusivos de la infancia. En otras etapas de la vida los llamamos de modo diferente. Eso significa que son la misma cosa; traduciendo: el niño llama trabajo al juego y verdad al cuento.


Entrenador.

-Cada maestro tiene un único alumno, y este le será infiel, porque está predestinado a ser maestro él mismo.


Novedades.


Un cerebro original se distingue no por ser el primero en ver cosas nuevas, sino en ver cosas conocidas como si fueran nuevas. Pero quien descubre generalmente las cosas es ese ser vulgar y descerebrado llamado casualidad.


Macht .

-El espectáculo que ofrece una lucha grandiosa no está en la victoria, a veces sólo se encuentra en el deseo de vencer


Música.

-¿La música es un arte universal más allá del tiempo?

-No, corresponde a un sentimiento, calor, medio, que son propios de una cultura precisamente determinada, ligada por el tiempo y el lugar-


Amor.

El amor tiene más miedo al cambio que a la destrucción.


Verdad.

-¡Seriedad con la verdad! Cuántas cosas diferentes entienden los hombres por estas palabras

Entrenador sangre sudor y lágrimas.

-Si el maestro no se educó a sí mismo, no puede educar. No constituye un tronco recto y lleno de savia, y el que se apoye en 'él crecerá deformado y torcido; terminará contra-hecho.

Libro.

-Si un libro no puede llevarnos más allá de todos los libros, no sirve Cuando la obra comienza a hablar, el autor debe callar


El inconsciente.

Durante mucho tiempo se consideró que el pensamiento consciente era el pensamiento en términos absolutos. Recién ahora estamos vislumbrando que la mayor parte de nuestra vida intelectual es inconsciente y nos pasa inadvertida.

El pensamiento más débil y por consiguiente dulce y plácido es el que produce conscientemente el filósofo, por eso se equivoca tanto respecto de la naturaleza del conocimiento


Dios.

Dios tiene dos prejuicios, dijo la serpiente: el bien y el mal


Jesucristo.

Una personalidad como la de Jesucristo sólo podía haber aparecido en Judea, un paisaje sobre el cual estaba siempre pendiente la terrible sombra de la ira de Jehová. Sólo allí se pensó que un rayo de luz era una forma de milagro de amor, de gracia inmerecida.


Arte.

-El arte tiene primordialmente que embellecer nuestra vida y por ende, hace que seamos tolerables y agradables unos a otros.

Si alguien está hambriento, comerá lo bueno y lo malo sin diferenciar entre calidades. Por ello el artista tiene que evitar que se sienten muertos de hambre a su mesa


Estudio.

-La soledad absoluta me parece cada vez más mi fórmula esencial, mi pasión fundamental; a nosotros nos incumbe provocar este estado, en el seno del cual creamos nuestras obras más hermosas, y es preciso saber sacrificarle muchas cosas

Filósofo.

Para nosotros, los filósofos, vivir quiere decir convertir en luz y fuego todo lo que somos y todo cuanto nos afecta.

La distinción fundamental entre un cerebro filosófico y otro que no lo es, sería que los filósofos desean ser justos, y los otros desean ser jueces

Los griegos en su modestia crearon la palabra filósofo, y dejaron a los actores del espíritu la soberbia de llamarse sabios

Papeleta.

-Lo que más nos gusta compartir con los demás son los temas que tienen un ingrediente secreto.

Revisar las partidas.

-Hoy te parece equivocado lo que ayer aceptabas totalmente. Intentas apartarlo y con ello sentir que triunfó la razón. Sin embargo, antes eras otro, como todos. Y tal vez necesitaras ese error tanto como hoy necesitas tus verdades. Era como una piel que escondía y protegía elementos que aún no tenías permitido ver

Quien mira hacia su interior como si lo hiciera hacia un universo ve cuán irregulares son las vías lácteas que tiene adentro, sabe que son irregulares, que llevan a lo más pro-fundo del caos y al laberinto de la existencia.

Sócrates-

-Los fanáticos de la lógica son insoportables

Él es el padre de la lógica, la cual representa con máxima nitidez el carácter de la ciencia pura

El socratismo desprecia el instinto y, con ello, el arte.

Sócrates pertenece en realidad a un mundo al revés y puesto cabeza abajo.

En todas las naturalezas productivas lo inconsciente produce cabalmente un efecto creador y afirmativo, mientras que la conciencia se comporta de un modo crítico y disuasivo.

En Sócrates, el instinto se convierte en un crítico, la conciencia, en un creador.

La necesidad de discutirlo todo, de racionalizarlo todo, de verbalizarlo todo: el hombre no llega a ser quien es porque se pone al servicio del conócete a ti mismo y, así, llega a ser tan solo una parte de lo que puede ser

Sócrates, el demonio cazador de ratas de Atenas, no fue solamente el más sabio de los charlatanes que hubo jamás, sino también fue grande en sus silencios.

Eurípides

-Hasta Eurípides no se sabía hacer hablar convenientemente a la vida cotidiana en el escenario.

De una masa preparada e ilustrada de ese modo nació la comedia nueva, aquel ajedrez dramático con su luminosa alegría por los golpes de astucia

Alzóse aquel género de espectáculo de tipo ajedrecista, la comedia nueva, en su triunfo continuo de la astucia y del disimulo

Nunca, ni siquiera en Eurípides, la esencia del espectáculo se convirtió en la del ajedrez mientras que en todo caso lo ajedrecístico llegó a ser el rasgo fundamental de la denominada comedia nueva.

-Retórica

Una partida de ajedrez podría compararse, con un diálogo en la que las partes, haciendo uso de la polémica, utilizan las reglas del juego del discurso para convencer al otro, para disuadirlo, vencerlo dejándolo sin argumentos, sometiéndolo al silencio, un jaque mate a la comunicación.

No importa lo que es la verdad, sino cómo puedo tener razón, de igual manera que los ajedrecistas, durante la partida, no se preguntan qué es el ajedrez, sino cómo puedo ganar y al actuar así ya están mostrando qué es el ajedrez.

Aarón Nimzowitsh.

-Desconfió de todos los que poseen sistemas, huyó de ellos.

Pan y circo.

-Un artista es modesto no pide más que su pan y su arte.

Gran Maestro.

-Una forma elevada del hombre libre, hay que buscarlo allí donde hay que vencer más fuerte resistencia, a cinco pasos de la tiranía, en el umbral mismo del peligro de la servidumbre.

La crítica.

-El mundo debe prestar su reconocimiento a toda obra o acto que provoque críticas de numerosos personas pues la critica deja en su marcha un rastro resplandeciente de alegría, de espíritu, de admiración de sí, de orgullo de instrucciones, de buenas resoluciones.


El Quijote.

-Brava comparación —dijo Sancho—, aunque no tan nueva, que yo no la haya oído muchas y diversas veces, como aquella del juego del ajedrez, que mientras dura el juego cada pieza tiene su particular oficio, y en acabándose el juego todas se mezclan, juntan y barajan, y dan con ellas en una bolsa, que es como dar con la vida en la sepultura.

La entrevista se suspende cuando Lou, ilumina el salón con su sonrisa. La felicidad del rostro del filósofo se desvanece al entrar Paul Rée.



 Friedrich Nietzsche, Lou Salomé y Paul Rée


 Friedrich Nietzsche, Lou Salomé y Paul Rée.