viernes, 12 de febrero de 2016

Vera Menchik ¡Jaque Mate al endiosamiento masculino!

Vera Menchik
Vera Menchik 

Una partida de ajedrez se asemeja al juicio que tenemos de una mujer: cada cual la sobrestima o menosprecia, pero ninguno es capaz de juzgarla fría y objetivamente. Reuben Fine.


Vera Francevna Mencikova nació en Moscú, su madre es británica y su padre checoslovaco, como es lo usual, él es quien le enseña a jugar al ajedrez a la edad de nueve años. Debido a la revolución rusa, la familia entera se traslado a Hastings Inglaterra, donde Vera se inscribe en el club de la localidad. Ahí conoció a Macrozy convirtiéndose este ajedrecista, en su entrenador. Con solo15 años Francevna gana el campeonato femenino británico. Se dice de ella, que es generosa en las derrotas y modesta en las victorias. Su rantig actual es de 2390.

Vera parece haber sido tallada por Vasiliy Zcezdochkin y pintada por Sergei Maliutin. Matrioskas que vieron la luz seis años antes del nacimiento de Vera, durante la exposición Mundial de París. Vera es rubicunda, con ese aire de mujer aldeana. La reencarnación de una típica imagen rusa.

Le felicito por su nombramiento como Directora del Centro Nacional Británico de Ajedrez y le señalo:
Seguramente usted a lo largo de su carrera dentro del ajedrez ha escuchado frases como: Las mujeres nunca podrán jugar como hombres porque simplemente son mujeres; es algo que es ingénito, son inferiores, ¿Alguna vez has visto a una mujer hacer algo mejor que un hombre?, las mujeres no descuellan en el ajedrez, etc.

Sí y dicha por los maestros. Supe que Max Euwe respondió, que sí, a la pregunta sobre, si las mujeres algún día podríamos jugar bien al ajedrez; pero añadió, seguramente en cien años. -Vera tiene una risa franca y alegre.

Vera en 1931, en Londres en a una exhibición contra veinte ajedrecistas
Vera en 1931, en Londres en a una exhibición contra veinte ajedrecistas
Novinky.cz | © Fotobanka Profimedia

¿Pero usted le ganó dos veces? efectivamente así fue y desde entonces le otorgaron el título de Presidente Vitalicio del Club Vera - Su risa se vuelve más sonora- 
Me cuenta como Albert Becker no podía soportar que una mujer participase en un torneo de ajedrez- Estando en Karlsbad se le ocurrió proponer que todos los maestros que perdieran conmigo, debieran ingresar a un club que se denominaría: “Club Vera Menchik" y quien trató de ridiculizarme, fue el primero en caer e ingresar de inmediato al club.

Se le explica a la mejor ajedrecista del orbe, Campeona Mundial durante 17 años que al nombrársele una palabra deberá mencionar en forma libre lo que le venga en mente. A continuación la transcripción de sus respuestas.

Torneo de Scarborough.

-Conseguí 4.5 puntos de 9 posibles Nada mal para un debut en un torneo de "Solo hombres” contaba con solo 22 años y nadie creía que pudiese lograr una sola victoria.

Campeona de Ajedrez Femenil del Mundo.

-La primera vez a los 21 años y lo he sido 7 veces más.

Escore.

-De 83 partidas he triunfado en 78, empatado 4 y perdido una.

Olga.

-El nombre de mi madre y de mi hermana, quien también juega en los torneos de ajedrez.

¿Miembros del club de Vera?

Vera sonríe y comenta la lista es larga: Saemisch, Colle, Reshevsky, Golombek, Erich Eliskases, Akiba Rubinstein, Tartakower , ¡y Sir George Thomas!

¿Sólo ellos?

Divertida, sin dejar de sonreír, Vera dice: un total de 42.

George Alan Thomas.

-¡Ah sí, él también se gano seis veces el honor de ser miembro del club, las mismas veces que le vencí!

Geza Maroczy.

-Mi amigo y entrenador, del aprendí teoría y el juego posicional.

Vera Menchik juega con Geza Maroczy en Londres en 1932
Vera Menchik juega con Geza Maroczy en Londres en 1932
Novinky.cz | © Chess History
Revolución rusa.

Durante este conflicto la familia debimos compartir las habitaciones con la gente más pobre. Las personas llegaron con sus cabras y aves, nuestro sótano fue invadido. Mi padre perdió su molino. Finalmente fuimos expulsados de nuestro hogar. Todos salimos de Rusia Llegamos a Hastings, donde vivimos con la Sra. Illingworth. En esta ciudad conocí al maestro Maroczy que se hospedaba en el hotel Albany de forma gratuita. Él sufrió mucho durante la primera guerra.

¿Con él mejoró su juego?

-Sí, desde luego, consolidé un juego posicional y así puede convertir las pequeñas ventajas en triunfos. Sonríe y dice: Aunque, no he superado el meterme en terribles apuros de tiempo.

Tiene otras aficiones.

-Sí, el tenis y el modelado con arcilla, he exhibido algunos trabajos en la escuela de Arte

Capablanca.

-Alguna vez dijo que yo, jugaba con la fuerza de un hombre.

Campeonatos Mundiales Femeniles.

-Gane varios Hamburgo, Praga, Folkestone, Varsovia, Estocolmo y Buenos Aires.

Pionera.

-He logrado serlo.

Su peor resultado.

-En Rusia, una atroz blanqueada.

Vera Menchik en 1935
Vera Menchik en 1935
Dominio público | Wikipedia
Jugar con hombres.

-Desafiar las normas, es un reto, pasaré a la historia por ser la mujer que abrió caminos a otras ajedrecistas, por haber jugado ajedrez en justas reservadas para los hombres.

¿Sus resultados compitiendo con hombres?

-He logrado: un segundo puesto, compartido con Akiba Rubinstein en Ramsgate, medio punto detrás de Capablanca, pero también medio punto por delante de mi entrenador Maroczy y de George Koltanowski. En Londres ocupe el 2º puesto, el tercero en Maribor -detrás de Pirc y L. Steiner, pero delante de Spielmann- y un tercer puesto en Yarmouth. ¡No está mal!

Mieses.

-Lo abatí en un match a diez partidas: por 6,5 a 3,5, y jamás, se publico el resultado, la causa la puede usted imaginar. Lo peor que les puede pasar, es que les gane una mujer.

Su aportación a la literatura del ajedrez.

-He publicado varios artículos en Social Chess Quaterly y Chess.

¿Los ajedrecistas se hacen solos?

Ríe y dice: Doy clases y también las recibo de Maroczy.

Sultán Khan.

-Campeón de la india también miembro distinguido del Club de Vera. Él no regresó a su país hasta dos años después de su derrota conmigo, por vergüenza del que dirían sus compatriotas, por temor a las burlas.

Max Euwe.

-Al ganarle en 1931, comento: "No esperaba que ella viera tanto”. Así que le gané otra vez en 1932.

Rudolf Spielmann.

-"Carrera de baquetas” designó nuestro encuentro en Carlsbad . Siempre fue un caballero. Sabía cómo tratar a las mujeres.

Vera Menchik en 1938
Vera Menchik en 1938
chessdevon.co.uk

"Le falta la vena creativa, inventiva, sin la cual pocos son los jugadores verdaderamente grandes" 

-Una frase trillada sobre mí, por ser mujer y jugar ajedrez, dentro de un mundo varonil.

Nuestra sociedad.

-Patriarcal, desigual en oportunidades, con una educación sexista.



Sonja y Vera.

-Tuvo una infancia terrible, ella es una tenaz luchadora, ahora vive en la Argentina. Ella es un ejemplo de la lucha de la mujer dentro de la sociedad y dentro del ajedrez. Somos buenas amigas. Siempre me sorprende cuando se viste como un hombre.

Rufus Henry Streatfeild Stevenson
Rufus Henry Streatfeild Stevenson
saund.co.uk

Rufus Henry Streatfeild Stevenson.

La persona con quien contraje nupcias. Lo conocí cuando acudíamos a las clases de esperanto. Mi esposo, recientemente murió. El fue un buen ajedrecista, triunfó en el Campeonato de Kent, también se destacó como un excelente organizador de torneos, como editor de la revista: British Chess, y como secretario de la Federación de Kent, así como de la Federación Británica de Ajedrez.

Emanuel Lasker

A él y a su esposa Martha, los estimo mucho. Lasker a luchado en contra de la hostilidad hacia los judíos. Sé por mis charlas con Lasker, que tiene la idea de escribir un texto, cuyo nombre tentativo es "La comunidad del futuro". Un lugar, donde una sociedad, se gobierne por sus principios, y sea la colaboración antes que la competencia, la que gobierne. Donde las personas que la integran sean respetuosas de la vida de los demás.

Una verdadera utopía, Emanuel piensa en una comunidad, donde la colaboración sea desinteresada y que los problemas sean solucionados sin guerras, dando respuesta a estos, de forma civilizada, de una forma racional. Me hablaba del territorio de Alaska, como el lugar, para darle un país a Israel.

Lasker jugando al golf, Vera en el extremo derecho
Lasker jugando al golf, Vera en el extremo derecho
kevinspraggettonchess.wordpress.com

Hablando de utopías, ¿Algún día existirán mejores condiciones para las mujeres?

-Desde luego que eso ocurrirá; nosotras en el ajedrez no tenemos un pasado. sólo tenemos un futuro.

Después de la entrevista, un año y algunos meses Vera murió debajo de los escombros de su hogar, al igual que su hermana y su madre, debido al bombardeo de los nazis, con las temibles bombas V1.( Entre los escombros se encontró la medalla de oro ganada por Vera durante el Campeonato Mundial de Mujeres.)

Vera y Sonja Graff compitieron en Argentina durante la olimpiada, una salvo la vida al quedarse en este país y rehuir el regresar a la Alemania nazi, la otra al volver a Inglaterra, perdió la vida a causa de la guerra.

Sucesos que solo determina la suerte.