sábado, 24 de septiembre de 2016

Quienes jugaron ajedrez. "Tisha" Aljechin

Imprimir
Alekhine. Me han destruido dos guerras

"Me han destruido dos guerras"

Del Campeón Mundial se ha dicho: Ve la posibilidad de combinar, donde otros no sospechan que la hay, por ello, sus combinaciones impresionan y son capaces de quebrantar toda resistencia. ¡Un don verdaderamente extraordinario! y también, que puede pasar horas analizando la partida de quien sea.

Alekhine vive para el ajedrez y solamente para el ajedrez, a diferencia de todos los campeones, persigue el combate por sí mismo.

Fue su madre y Alexei, el hermano cuatro años mayor que Alekine, quienes le enseñan las reglas del juego, cuando Alekine tenía siete años de edad. Hacia los 11 o los 12 empezó a jugar un poco más en serio, y también por entonces empezó a exhibir sus inigualables habilidades para jugar 'a la ciega'.

Se habla que es supersticioso, en el segundo match con Euwe por el Campeonato del Mundo, llevaba un jersey con un gato negro bordado en el pecho.

De su personalidad se dice que es un obseso, egoísta, infantil, bebedor Excluido las antologías de las vidas ejemplares.

Alekhine bebe de su vaso, a la vez que acaricia a su gato, que ronronea al sentir sus caricias y dice: Mi madre se empeño en bautizar a mis hermanos con nombres de los personajes de las obras del dramaturgo ruso Ostrovsky. Mi hermano mayor fue llamado Alexei, mi hermana, Varvara y yo fui bautizado como Tisha. Fue mi padre quien me cambió el nombre por el de Alexander.

Le pregunto por sus primeros años de estudio y responde; Fui un buen alumno, quizás un poco distraído, pero destaque en todas las materias, excepto, en las matemáticas. Después, de aprobar mis estudios en la Escuela Militar pase a la Escuela Imperial Superior de Leyes para Nobles, donde me gradúe de abogado.

Alexander aprendió el ajedrez a los 7 años. Logró el título de Maestro de Rusia a los 16 años, fue galardonado con un jarrón de porcelana

Fue un voluntario dentro de la Cruz Roja, resultando herido. Por haber salvado a a varios heridos fue galardonado con dos medallas; una la de la Orden de San Jorge y la otra la San Svyatoslav.

Consiguió su primer gran triunfo, empatando con el primer puesto con Aarón Nimzovich.
En San Petersburgo, si bien el triunfo fue para Lasker, y el segundo puesto para Capablanca, Alexander consiguió situarse en el tercer puesto, por arriba de Tarrasch y Marshall el norteamericano.

Fuimos -me dice el maestro- los cinco primeros ajedrecistas en la historia en recibir la distinción de "Gran Maestro", que nos fue otorgada por el Zar Nicolás II de Rusia.
He triunfado en Moscú, en Mannheim , los mismo que: Budapest , Hastings , París , Buenos Aires , Kecsmet , Venecia , San Remo , Bled, Caracas, Londres , Zurich , Orebro, Dresden y Montevideo.

Durante la primera guerra fue hecho prisionero. Durante su reclusión la única forma de jugar al ajedrez era hacerlo a la ciega, algo que pudo hacer con sus compañeros rusos: Bogoljubow, Romanowski, Selesniev, Rabinovich y Bogatirtschuk que también habían sido encarcelados.

Alekine relata que gracias a las influencias de su familia pudo refugiarse en Rusia, casi al finalizar la guerra. Al inicio la revolución bolchevique, la fortuna familiar fue confiscada y él encarcelado. En 1919, durante una gira de ajedrez de Ucrania en Odessa, fue arrestado y condenado a muerte.

Alekhine. Me han destruido dos guerras

Se niega a contar como huyó de Rusia, solo acierta a decir con un dejo de nostalgia; nunca más volví a mi tierra natal.

En 1920 estaba de regreso en Moscú con la intención de ser un actor de cine. En marzo de 1921, se casó con Anne-Lise Ryuegg - Swiss, activista del Partido Demócrata. El matrimonio duró poco.

En 1921, publicó en Berlín en Alemania su primer libro, "La vida del ajedrez en la Rusia soviética". Lideró al equipo francés en cuatro Olimpiadas de Ajedrez (1930, 1931, 1933, 1939).

Exiliado de Rusia, se nacionalizo francés retomo su carrera de ajedrecista derrotando a Max Euwe en un encuentro particular y consiguió el segundo puesto en el torneo de Nueva York, sólo superado por Capablanca.

Locuaz cuenta: Una cosa llevo a otra y dispute por el centro mundial de ajedrez, así me coroné como el cuarto Campeón Mundial.

La vasodilatación que produce la emoción en su rostro, no oculta el tono terroso de su faz debido al mal hepático que lo aqueja. Al mirarlo tan avejentado, la asociación de ideas es inevitable e irrumpe en la mente su tan celebrada frase: "La mente humana es limitada, pero la estupidez humana es ilimitada"

Es sabido que sus relaciones con Capablanca son pésimas y ambos se han evitado. El motivo de esta enemistad son las condiciones excesivamente duras que, según Alekhine, Raúl había establecido para quien quisiera desafiarle. Como venganza, Alekhine se negó a aceptar cualquier petición de revancha por parte del cubano, si no se daban las mismas condiciones que éste le había exigido anteriormente a él. Para aceptar la revancha le pidió a Capablanca 10.000 dólares, al reunirlos el cubano, Alekhine los rechazó, porque el dólar se había desvalorizado y exigió que el pago fuese en oro.

Alekhine. Me han destruido dos guerras
Alekhine en el ferrocarril transiberiano.

El Ministro de Interior de Inglaterra, Sir John Simón inauguraba un torneo en la ciudad de Margate y nos cuenta el Gran Maestro, que tras mencionar, John el apellido de Capablanca, salió de inmediato del salón; me irritaba el oírlo nombrar.

Sir George Thomas ha dicho: "Contra Alekhine nunca sabrás lo que puedes esperar; contra Capablanca se sabe lo que puedes esperar, aunque no tienes forma de prevenirlo"

Se cuenta la siguiente anécdota sobre Alekine quien viajo en tren, en compañía de dos hermosas señoritas, una de ellas la final del viaje le comentó: "Usted será un gran campeón de ajedrez, pero en el juego de damas apenas es un aprendiz".

Alekhine ha viajado a varios paises, entre ellos: EE.UU., México, Cuba, Hawaii, Japón, Shanghai, Hong Kong, Filipinas, Singapur, Indonesia, Nueva Zelanda, Ceilán, Egipto, Palestina e Italia-

Lasker ha dicho: "Alekhine se crece en las combinaciones, está enamorado de ellas. Cuando el rey de sus rivales no se encuentra en peligro, Alekhine juega sin entusiasmo. Su fantasía se enciende cuando peligra su rey" Por su parte Aron Nimzowitsch comenta: "¡Alekhine juguetea con nosotros como si fuésemos unos novatos!"

Alekhine. Me han destruido dos guerras

En Mannheim, Alemania. 1914

Le solicito al Campeón que al nombrar una palabra mencione en forma libre, lo que le venga en mente.


A continuación la transcripción de las palabras, así como de sus respuestas.

-Ajedrez.

El ajedrez no es para mí un juego, sino un arte. Considero que es un arte y me hago cargo de todas las obligaciones que eso implica. Todo ajedrecista destacado y con talento no es que tenga el derecho, sino que tiene la obligación de considerarse artista.

Con el ajedrez eduque mi carácter. Los escaques enseñan ante todo, a ser objetivos. Uno puede llegar a ser gran maestro en este juego sólo si reconoces tus errores y defectos.
-Arte.

Lo que más aprecio de nuestro arte es la belleza de la verdad.

-Niñez.

Ya de niño me había dado cuenta de que tenía talento para el ajedrez una ocasión en Rusia asistí a la demostración a la ciega del ajedrecista estadounidense Harry Nelson Pillsburyen.

Alekhine. Me han destruido dos guerras

Alekhine enfrente de la mansión de la familia Alekhine. 1920

-Lucha.

Yo no juego al ajedrez, lucho dentro del ajedrez. Por consiguiente, trato de combinar la táctica con la estrategia, lo fantástico con lo científico, lo combinativo con lo posicional, y trato de responder a las demandas de cada posición específica.

Para la lucha ajedrecística es necesario ante todo, conocer la naturaleza humana, comprender la psicología del adversario.

Antes luchábamos contra las piezas, pero también lo hacemos contra nuestro rival convertido en un enemigo por su voluntad, contra sus características individuales y contra los nervios.

-Jugar a ciegas.

El secreto está en la agudeza innata de la memoria para desarrollar un adecuado y profundo conocimiento del tablero de ajedrez y una profunda penetración en la esencia del juego de ajedrez.

-Éxito.

Para obtener el éxito son necesarios tres factores: primero, conocer tu propia fuerza y debilidades; segundo, averiguar la fuerza y las debilidades del contrario y tercero, comprender que es más importante el objetivo final que la satisfacción temporal. Mi objetivo consiste en los logros científicos y artísticos que hacen que el ajedrez sea un arte.

-Fantasía.

Cuando juego al ajedrez, dentro de mí se libra una extraña batalla entre la fantasía por un lado y el razonamiento sensato por el otro. El exceso de imaginación o de pensamiento racional puede ser igualmente peligroso. Esas dos fuerzas tiran hacia lados opuestos y, sin embargo, hay que mantenerlas en armonía; no obstante, en mi caso predomina la fantasía, actúa dentro de mí con mayor intensidad. Tendré que domarla como sea.

Alguna vez los hombres tuvieron que ser semidioses; si no, no hubieran inventado el Ajedrez
.
-Capablanca.

Nunca antes hubo, ni volverá a existir un genio igual.

-Match Capablanca- Alekine.

Las condiciones del cubano eran reunir 10.000 dólares y que el match lo ganase el que lograra 6 victorias. Yo no había podido ganarle nunca, mí escoré era de 5 derrotas y 7 tablas.
En ese entonces declare: No sé cómo podré ganar 6 partidas a Capablanca, pero tampoco sé cómo me las podrá ganar a mí.

El duelo más largo que recuer Raúl jugaba confiando casi exclusivamente en su extraordinario talento intuitivo. En general, hay que conocer bien al adversario antes de empezar a jugar. Así la partida se convierte en el medidor del individualismo y del amor propio que juega un papel enorme en el resultado del juego de la historia del ajedrez, con 34 desafíos en 73 días. 

El éxito que tuve en el match con Capablanca se debe, ante todo, a mi superioridad psicológica.

-Gambito de dama.

Lo jugamos en 32 partidas, Capablanca y yo durante el Match.

-Spielmann.

Él declaró: Alekhine no ganará ni una partida. Bogoljubow dijo el resultado será 6-3 para Capablanca.

A mi favor tenia a Emanuel Lasker, a Reti y a Tartakower. Logre 6 victorias, 25 tablas y 3 derrotas.

-Andor Lilienthal

Lo conocí en el Café de La Regence, jugamos partidas rápidas y Lilienthal me venció,

-Paris.

Me evoca mi casa de París, donde pasábamos horas analizando partidas.

Alekhine. Me han destruido dos guerras

-Olga Chagodayeva.

Fue la segunda esposa de Capablanca ella había emigrado de Rusia junto con sus padres durante la guerra civil, estuvo casada brevemente con un oficial de la Guardia Blanca, también emigrante, y casada más adelante con un atleta americano que había sido campeón olímpico.

Alekhine. Me han destruido dos guerras

En ese entonces Capablanca estaba divorciado de su primera esposa. Alguna vez la salude al entrar en un vestíbulo. Yo le cuestione - su marido nunca me saluda cuando nos encontramos y todos toman nota de esto. Me respondió que sería porque yo había rechazado jugar un match de vuelta.

Me hizo dos preguntas màs::¿Por qué usted no desea jugar este match? ¿Usted está quizá algo asustado de jugar este match?

¡Bah! ¿Yo asustado? ¡cosas de mujeres!

-Breyer.

Rompí su récord jugando a la ciega. Jugué 28 partidas a la vez: 22 victorias, 3 tablas y 3 derrotas

-Su infancia.

Asistía a los clubes ajedrecísticos a escondidas de mis padres.

-El ajedrez ario y el ajedrez judío en el Pariser Zeitung.

No hay en esos seis artículos una sola palabra mía.

-Hans Frank. (Un ser sanguinario de la Polonia invadida)

Fui su amigo estando él en ese momento en mitad de la Alemania nazi, rehusarme, a eso hubiera sido una auténtica temeridad, por no decir que un suicidio.

La segunda guerra mundial me hizo perder todo lo que había ganado como campeón mundial.

-Se le acusa colaboracionista.

Falso.

-Su madre.

Ausencia.
Alekhine. Me han destruido dos guerras

Alekhine con el hijo Alexander (de su segundo matrimonio).

¿Ha oído de Freud y del complejo de Edipo?.

Yo me casado cuatro veces, con mujeres de mayor edad, y eso no me hace tener ningún complejo. ¡Supercherías!

Alekhine. Me han destruido dos guerras
Alekhine y su esposa Grace

-Fritz Niepoth de Giessen.

Un joven de catorce años que me derroto en una simultaneas y comente ¡El chico ha jugado francamente bien!

-Alexander Kotov.

Mi biógrafo.

-¿Los ajedrecistas se hacen solos?

Recibí entrenamiento de Benjamin Blumenfed y he escrito para las generaciones "Mis Mejores Partidas".

-Efim Bogoljubov.

"Bogol" un autentico peón doblado, lo digo por lo gordo. Intitulo su partida con Siegbert como la partida que mato al Dr. Tarrasch lo que delata su humor grosero. Se dio la triste circunstancia de que a los pocos días de que Efim le gano a Tarrasch, este murió.

Disputamos dos veces el Campeonato Mundial, y las dos, les gane. 15,5–9,5; y 15,5–10,5. Sufrieron como yo, un aislamiento, por haber jugado durante la Segunda Guerra Mundial en la Alemania nazi.

-Max Euwe.

Con él perdí el campeonato, le confieso que algunas partidas las juegue ebrio. Después deje de beber y posterior a mi recuperación física y mental, recupere el titulo, en el match de revancha.

-Argentina.

País que patrocino mi encuentro con Capablanca.


-Barcelona.

Otra ciudad con la que tengo un profundo agradecimiento después de mi regreso de Argentina me recibieron de forma apoteósica.

Alekhine. Me han destruido dos guerras

"La apertura Reti"

Ricardo, la uso en contra de Capablanca y con la cual lo derroto. José no había perdido en ocho años. Tartakover la llamo "la apertura del porvenir". La escuela de Reti y de Aaron presentó innovaciones a las cuales, en su tiempo me adherí.

Nimzovich era el corresponsal de un periódico holandés durante mi match en contra de Bogoljubov que se disputo en diversas ciudades alemanas, cuando estaba en el poder Hitler.
Rindamos honor a la memoria de Aaron Nimzovich, gran artista, aunque a veces demasiado apasionado, pero siempre un verdadero pensador.

-Defensa Alekhine.

La use en Budapest demostré la validez de la misma. Fue mencionada en el Tratado de Allgaier de 1795. Es un contraataque audaz que rompe con las ideas tradicionales. Ha sido calificada de extravagante.

-Apertura.

La apertura de la posición en el centro, terminará siempre por favorecer al bando que tenga superioridad de espacio.

-Las fronteras.

Ríe a carcajadas, y dice: sí lo recuerdo: Soy Alekhine, campeón mundial de ajedrez, no necesito pasaporte.

Alekhine. Me han destruido dos guerras

-Los gatos.

Me fascinan, alegre dice: ¡bicho... bicho... bisbis bicho! Llamando a su felino; -el gato sube a las piernas del campeón, y Alekine lo acaricia, al tiempo que dice: es un hermoso Siames, lo nombro Chess , Este gato es un campeón, como yo, también ha ganado muchos premios de belleza.

-¿En cuántos torneos ha participado, en cuantos ha resultado Campeón?

Quizás en 80 ó 87 torneos. En 62 de ellos ocupe el primer lugar. Participe en 23 encuentros, de los cuales gané 17 y en 4 empate.

-¿Que le han significado haber vivido dos guerras mundiales?

La mejor parte de mi vida ha transcurrido entre dos guerras mundiales, que han devastado Europa. Ambas me arruinaron, con esta diferencia: al final de la primera tenía 26 años y un entusiasmo desenfrenado que ya no poseo.

Si alguna vez escribo mis memorias, la gente se dará cuenta de que el ajedrez me dio la oportunidad de albergar una ambición y, al mismo tiempo, de convencerme de la inutilidad de la ambición.

Hoy en día sigo jugando al ajedrez porque mantiene ocupada mi mente, me aleja de las obsesiones y de los recuerdos.

-¿Como pasa los días?

En la cama, recordando, deambulando, fumando, leyendo. Frente al tablero de ajedrez. Este encierro me está matando.

Un match Alekhine-Botvinnik.

Lo espero pronto.

-Soledad.
Amarga, muy dura. Quizá sea mi destino el vivir solo.

Después de felicitarle, salgo de la casa del campeón del ajedrez. Hoy 31 de octubre es su cumpleaños. Nadie ha venido a visitarlo.

Las calles están desiertas. Me interno en la lluvia, que desde muy de mañana, no ha dejado de caer.

Alekhine. Me han destruido dos guerras

Alekhine encontrado muerto en su habitación de hotel de Lisboa, en la mañana del 25 de marzo de 1946.

Por Gabriel Capó Vidal
>

miércoles, 24 de agosto de 2016

Quienes jugaron ajedrez. Jaime Sabines.





"Jugamos a estar sobre la tierra pero al fin nos vamos"

Sabines nació en Cintalapa, Chiapas de Figueroa. Es compositor, cantante y uno de los poetas más leídos y el que más vende libros en México. Ha sido Premio Villaurrutia en 1973 y Premio Nacional de Literatura en 1983.

En su juventud estudio medicina, el poeta rememora: ­Yo, no me sentía bien en la Escuela de Medicina, esta se convirtió en un trauma, que duró tres años y medio. ¡que me lastimó tanto la medicina! Pero estos años en medicina, me hicieron verdaderamente poeta, porque me sentí obligado a verme a mí mismo, a hablar de mí, de mi gran soledad, de mis angustias, dolores, esperanzas y sueños, porque sentí el contraste con la ciudad que me apachurraba todos los días en la escuela, y supe del aire de México que no me gustaba, y eso que en esa época era limpio, no está porquería que ahora respiramos.

Nos dice que cuando abandonó sus estudios de medicina, se decidió por la facultad de filosofía y letras, donde conoció a Julio Torri, a José Gaos, a Ricardo Guerra, a Rosario Castellanos, a Fernando Salmerón, a Héctor Azar, a Emilio Carballido, a Sergio Magaña, a Dolores Castro, a Luisa Josefina Hernández y al nicaragüense Ernesto Cardenal, en su paso por México.

El escritor cuenta: También conocí a Pellicer, el poeta tabasqueño y nos cuenta una anécdota que habla del carácter de Sabines. El maestro Carlos Pellicer, leyó unos poemas míos en la revista Metáfora y le interesaron. Un día me llamó y me preguntó si tenía poemas escritos y si pensaba publicarlos. Le contesté que estaba escribiendo, y me dijo: ''Si algún día publicas un libro, acude a mí que yo te voy a hacer el prólogo". Para mi gusto, los mejores en esa época eran José Gorostiza y Pellicer. Hubiese sido un empujón terrible que el poeta me hiciera el prólogo de mi libro de poemas "Horal"


Terminé mi libro. Lo escribí a los 23 años, en el primer año de filosofía y pensé: Con Pellicer nada de nada, o vales tú por ti mismo o ¿vas a llevar muletas para tu primer libro? No señor. Acabé el poemario, fui con el maestro y le dije que no aceptaba su prólogo, pero le agradecí su apoyo.

Afirma que de todos los deportes, el ajedrez es el más violento porque, perder poco a poco es agotador, es violento constatar que hay otro más inteligente que yo. Nunca hay que dejarse ganar, siempre hay que buscar el triunfo.

El ajedrez es un abismo tremendo, no tiene límites. Para mí, lo principal del ajedrez es la dimensión del tiempo... Lo primero que se aprecia son los horizontes infinitos del ajedrez, pero hay momentos en que se está ante un abismo, ante un precipicio, en el qué hacer en determinadas circunstancias
cuando el adversario lo ha llevado a uno hasta ese momento... para mí el ajedrez es una aventura arriesgada, escalofriante, obsesiva. Duchamp decía del ajedrez que es una tremenda actividad que no deja huella.



Sobre su poesía, Marco Antonio Campos dice: "Uno de los poetas mexicanos que más se acerca a la afirmación de que un escritor sólo escribe en su vida un libro, creó un estilo y un tono; ese algo que hace de inmediato relacionar cuando otro escribe como él".

Monsivais asegura: "El poder de convocatoria de Sabines radica, según creo, en la capacidad de animar el placer de la metáfora, recurriendo a elementos cotidianos. Ese don formidable de convertir en expresión sabiniana lo que antes de él pudo ser de cualquiera de nosotros. 


En las ocasiones en que he visto en acción al público de Sabines, esos amorosos que no se avergüenzan de toda conformación, he percibido o creído percibir que para buena parte de ellos Recuento de poemas o Nuevo recuento de poemas le significaron el ingreso a un mundo de estímulos inesperados, ligados a la música de la palabra, a la emoción largamente vivida de una metáfora, a la posibilidad de asomarse a una sensibilidad que desconocían en ellos mismos, y comparten su pasión inaugural con los habituales de la poesía, los enterados. 

Una gran poesía se construye con espontaneidad arduamente trabajada, sencillez de la complejidad, con desdén ante la tiranía del buen gusto o ante las consecuencias del exceso y la provocación"

José Emilio Pacheco, en un texto, lo pinta de cuerpo entero: ''Jaime Sabines aparece bajo este criterio como uno de los escasos poetas mexicanos que verdaderamente ha hecho obra: un impresionante recuento y, digamos, cinco poemas (no necesariamente los mismos para cada lector) que están entre los grandes de su lengua y de su siglo. No puede pedirse más ni puede aspirarse a más por inmensas que sean las ambiciones. Sabines se equivoca como todos, pero acierta como pocos. Tiene derecho a que lo juzguemos y recordemos por sus mejores, abundantes momentos. Sin esos textos que se disparan en todas direcciones sin llegar nunca a organizarse, Sabines no sería Sabines, no nos hubiera dado aquellas otras páginas que permanecen en nuestra memoria y nos acompañarán mientras estemos vivos".

Elías Nandino opina de Sabines: "Jaime Sabines no se anda con ambages ni con poses para realizar sus poemas. Al pan lo consagra pan y al vino, vino. Odia lo burgués y lo estacionario y dispone de las palabras que puedan expresar su rabia, su violencia, su mal humor o descubrir su universo de amor o denunciar lo que le choca o le da náusea. Uno se pregunta: ¿cómo hace este poeta para darle dignidad a la palabra de la calle, a la común y corriente, a la que nace en la entrada de las cantinas o en la neblina de humo de cigarro que satura la penumbra de las casas de cita?"






Rosario Castellanos, escribía: ''Los lectores de Jaime hace tiempo que estamos en Yuria, detenidos ante este poderoso monumento en que un hombre graba su protesta, su esperanza y su desesperanza, su sabiduría y sus oscuridades, aguardando a que venga el otro y lo descifre y lo comparta. Porque ante estos signos se puede asentir o disentir apasionadamente pero no alzarse de hombros con indiferencia, no pasar de largo como la virtud de arrastrarnos hasta su órbita, de colocarnos en su terreno y ya allí dejarnos en libertad para estar racionalmente de acuerdo con sus poemas. Porque emotivamente sí hemos sido enajenados".

Cuenta Efraín Huerta una anécdota: de las pocas veces que Sabines se permitió leer en público el poema a su padre. Dice Huerta: Una media tarde, en algún anfiteatro de CU, Jaime dio un recital, y la presentación la hizo Chayito Castellanos. Cuando concluyó la lectura, un caballero le pidió al poeta que leyera algo menos amargo que lo que había leído, por ejemplo el poema del mayor Sabines. ¿Ah, sí? Y Jaime leyó como sólo él, Algo sobre la muerte del mayor Sabines, y el caballero que había solicitado el poema se fue haciendo chiquito hasta desaparecer hecho un mar de lágrimas. Total, que cuando terminó, Chayito se adelantó a la salida, nos encontramos y solamente me dijo: 'Es el mero mero'.

Joaquín Díez Canedo el famoso editor menciono sobre el poema del mayor Sabines: que no ha habido otro similar desde poema de Manrique a la muerte de su padre, nos dice Sabines: yo quería que Canedo hiciera una edición barata y que se conociera por todos lados, y él se encaprichó en que no. Uno escribe para los demás, no para tener el librito guardado.

Sabines nos confiesa: Nunca he vuelto sobre mis pasos en la poesía. Corrijo sólo en el momento de escribir. Si revisan mis libretas las encontrarán casi limpias: con una raya los poemas que rechazaba, y de vez en cuando cambiaba una palabra. Por lo general siempre corrijo en el momento de escribir, siempre he tenido la idea de que la poesía es fruto de un instante, y de que somos como el río de Heráclito: si yo, hoy, corrijo lo que hice ayer, estoy adulterándome, me estoy falseando.

El Jaime Sabines de ayer fue muy diferente al Jaime Sabines de este instante, como éste de hoy va a ser diferente al de mañana. Por eso no creo en la corrección, pues la veo como una falsificación. La poesía comunica emociones antes que nada, y esa emoción de hoy no es la misma que la de mañana. Con algún otro sentido, con alguna otra nariz, la vamos a oler diferente.

Sobre su paso breve en la política con ironía nos dice: Estoy metido en política. Estoy metido en política otra vez. Sé que no sirvo para nada, pero me utilizan y me exhiben Poeta, de la familia mariposa-circense, atravesado por un alfiler, vitrina 5”. (Voy, con ustedes, a verme)







Se le explica al poeta Jaime Sabines, el más entrañable de los poetas. al nombrarle una palabra deberá mencionar en forma libre lo que le venga en mente. 

A continuación la transcripción de las palabras así como de sus respuestas.

Ajedrez y poesía.

-El ajedrez es creativo necesariamente, y por eso es apasionante,  como la poesía. En la poesía hay intuición, muchas veces en el ajedrez existe la intuición, aunque en éste predomina el conocimiento de las cosas, se puede ser intuitivo cuando se es ignorante de algo.

Poesía.


-Un acto gratuito, un misterio tremendo al que hemos buscado durante años en nuestra juventud, en ese encuentro tremendo de las palabras con el misterio de la vida. La poesía es un suceso, un acontecimiento, una ocurrencia de todos los días. Es la emoción pero también técnica y conocimiento profundo del alma.





Poema.

-El poema sale como el fruto; el durazno da durazno, el peral da peras, así de esta manera gratuita, de un don, de un milagro fluye la magia del poema.

¿Poeta por vocación?

-No, fue por destino, porque la poesía es como una maldición o como una bendición; que nos salva del diario morir. La poesía se escribe para los demás, y si alguien me dice que gusta de lo que escribo, uno encuentra la satisfacción de descubrir que la poesía se realiza, que hay alguien a quien le sirvió para vencer un momento de soledad, o una angustia o un pesar por los contagios de los pesares del poeta, por sentir alivio de que el sufrimiento no es nada más de uno, en fin, esa es la alegría de la poesía.

¿Qué es la literatura?

-Nada. Puede ser un oficio, pero también una desocupación. La poesía es otra cosa: es un destino. Es algo que se hace fundamentalmente con palabras, con emociones, con sentimientos.

Libro.

-Es como el poema es un medio de comunicación, un medio de entendimiento humano, un puente que tendemos entre una personalidad y otra, entre una isla y otra.

Sus autores preferidos.

-Husley, Nietzsche, Goethe, Dostoievski, James Joyce... Las mil y una noches. Aldoux Huxley y James Joyce, me golpearon como si voltearan un calcetín fueron un resplandor de vida... de la generosidad de la vida.

Ajedrez.

-Muchas veces he pensado que es jugar contra el destino. Todos los juegos, incluidos los de azar, son un enfrentamiento con el destino. Pero el ajedrez es enorme, profundamente bello. Ha sido definido como un deporte, como una ciencia y como arte. A mí me atrae el arte que hay en el ajedrez: la sorpresa artística, la belleza interna del juego, las múltiples posiciones bellas que se suceden en una partida. Por supuesto, los que no saben jugar ajedrez piensan que es un entretenimiento más, como una tarea que hay que resolver.

Tablero.

-Suelo llevarme uno portátil a la cama por las noches y resolver una partida en lo que concilio el sueño. Como saben los ajedrecistas, la única forma de dormir es matar al rey.


Su ajedrecista preferido.

-Mi favorito es Alekhine. Capablanca era apolíneo: recto, firme, de una sencillez profunda. Alekhine era la guerra, el tigre, jugaba contra el hombre. El ajedrez actual es muy distinto al que jugaron Capablanca o Alekhine. Ahora juegan como las computadoras, son fríos. Nunca me ha emocionado una partida de Karpov. En cambio, en una de Alekhine encuentro tres sacrificios.

" Tarumba"

Tarumba Es un canto a la supervivencia más que a la vida. Tarumba fue escrito en las condiciones más adversas para un poeta.

Nació, en la tienda de telas donde fui un empleado. Me llama la atención que es el libro con el que más se identifican los jóvenes. Me extraña ese fenómeno.

Cuando estuve en Cuba, en 1965, fui jurado del Premio Casa de las América, a todos los jóvenes les llamaba la atención Tarumba. También estuve en las playas de Tonalá, Chiapas, den de asistían muchos jipis, y encontré que a estos muchachos también les gustaba Tarumba. ¿Por qué ocurrirá esto? ¿Cómo es posible que estos muchachos que crecen en la revolución cubana y estos otros que crecen en la libertad del hipismo se identifiquen con Tarumba? Así era y sigue siendo todo.





¿Que es su libro?

Tarumba es una protesta contra la vida que lleva uno. Es la rebeldía.

Simultaneas.­


-Me asombran los que juegan simultáneas a ciegas ­. Treinta y cinco, cuarenta tableros al tiempo. ¡Qué tremenda memoria!

Fischer.

-Fue el último que combinaba el genio del ajedrez romántico con la técnica de los jugadores actuales.

Ajedrez rápido.

-No me gusta, no te enseña nada.

Euwe.

-Un mediocre, quien derroto Alekhine, por las tremendas borracheras de este.





Con su esposa Josefa ‘Chepita’ Rodríguez Zebadúa.

Las viudas del ajedrez.

-Sabines ríe estruendosamente y relata: Cuando estaba en la tienda, mi hermano Juan me mandaba unos problemitas que sacaba quién sabe de qué revistas y me pasaba días en resolver algunos; me producía una gran felicidad encontrar la solución. ¡Me llevaba el ajedrez a la cama! Hasta que mi mujer protestaba.


Tiempo.

-Con el ajedrez he adquirido una nueva noción del tiempo. No me refiero sólo al tiempo del reloj, no sólo al que se pasa jugando. Me refiero al orden de las jugadas en el ajedrez: si uno realiza una brillante jugada pero un momento antes o después, no funciona; las jugadas intermedias, sin las cuales una combinación no puede realizarse, significan saber "perder los tiempos" El ajedrez nos da una noticia del tiempo, pero en la eternidad; una noticia acerca del tiempo y de la perpetuidad.

GMs.

-La libertad se adquiere, paradójicamente, con el mayor rigor y la mayor disciplina El poeta tiene que darse totalmente en cuerpo y alma el ajedrecista también.

Hay que tener el oído bien despierto, alerta los ojos y toda la piel al descubierto, Como el nadador que quiere llegar a nadar bien y tiene que meterse al agua todos los días. Sólo a través de muchos años se van obteniendo resultados, únicamente cuando se ha hecho una buena siembra se van cosechando productos consistentes.

Perder.

-El ajedrez es un juego noble. No se trata sólo de ganar. Para eso, juega uno con un villamelón, y con esas victorias uno baja de nivel. Es mucho mejor jugar con alguien tanto o mejor que uno mismo para aprender: ésa es la alegría, ése es el gusto del ajedrez. Prefiero perder una partida con alguien que me enseñe.

Apoyos.­

-Las condiciones para jugar al ajedrez en México no son propicias. A diferencia de los corredores o los futbolistas, por ejemplo, los jugadores de ajedrez no tienen apoyos.

Drogas.

-Yo prefiero mis viejos alucinantes: la soledad, el amor, la muerte.


Soledad.

-Vivimos una gran soledad, y la poesía como un gesto amoroso, es un puente que tendemos entre una isla y otra isla. La isla de Sara, la isla de Jaime; un puente entre nuestras propias vidas. La poesía no es más que un puente que tendemos entre una soledad y otra.

El hecho de escribir es ya el hecho de romper esa soledad; ese instante en que usted escribe es un instante de comunión con las personas y con la vida. Hasta con los muebles y las cosas.

Escribir es el verdadero sentido de la vida. En lo personal, para los poetas es una especie de catarsis. Recuerdo que cuando la muerte de mi padre, escribí todos esos poemas, noche tras noche a medida que iba transcurriendo la enfermedad y, más tarde, cuando su muerte, el entierro, el luto.



Después de escribir en 1961 " La Muerte del Mayor Sabines", guardé silencio durante tres años, porque ya estaba harto de hablar de la muerte, pero no podía quitármela de la cabeza. Al fin, el tema de la muerte me vence de nuevo y me doy cuenta de que no podía salir de aquello mientras no lo enfrentara decididamente. Así, resolví escribir la segunda parte del poema de "El Mayor Sabines" en 1964, más o menos.

Escribirla me ayudó a salir de mi soledad. Muchas veces, cuando uno se está muriendo o se muere un ser querido, escribir es todo lo que importa.

Papeleta.

-Cuando llego a releer, me doy cuenta de que no sé quien lo hizo.

La partida.

-El poeta es el escribano a sueldo de la vida, el poema nace, pero además se hace, por eso el poeta tiene que hacerse, conocer el instrumento de su trabajo: el idioma. Y además tiene que aplicarlo.

Felicidad.­

-No creo en la felicidad, pienso que es una mala receta de nuestra época. Prefiero recomendar, vivir intensamente, felicidad es una palabra tonta. La vida se compone de veinte mil momentos de felicidad y de veinte mil momentos malos y desastrosos durante el mismo día.



Neruda.

-Ahora que lo pienso, a la obra de Neruda le sobra 50 por ciento de poesía.

Casanova.

-Es lo que he sido yo, que he pretendido el amor, por eso digo en los amorosos, que van entregándose, dándose a cada rato'. El amor es lo último, lo eterno, lo permanente. Pero al mismo tiempo, como también expreso en ese poema: Los amorosos se ríen de los que creen en el amor como una lámpara de inagotable aceite. Casanova pretende de verdad enamorar y ser enamorado.

"Horal"

Es mi primer libro, lo escribí en 1949. Fue cuando le conté que sentí, que ya tenía una voz propia, porque ya había escrito cientos de páginas que se fueron a la basura, pues afortunadamente siempre tuve un sentido bastante crítico y muy exigente. Cuando empecé a escribir " Horal" , me di cuenta que por ahí podía venir mi primer libro Cuando me acuerdo de la época en que lo escribí, lo siento como un retrato de la vida cotidiana.

Dialéctica.


-Uno es distinto de hoy a mañana; cada día se es una persona distinta. Y porque la poesía toma precisamente un instante de vida, entonces al otro día, ya no tienes derecho a meterte con él.

La muerte.

-Yo, yo, yo, yo, el más amado, el elegido de mi corazón, el solitario, el fuerte porque he representado fielmente el papel del hombre y he ascendido la cuenta biológica desde la dulce infancia irrepetible hasta el cañón del eco de la vejez, donde ya empiezo a gritar mi nombre. Tendré que dejar, con dolor, con dolor, dejar el mundo, Dejar el mundo. Ah, dejar, dejar, dejar el mundo.

Su padre.­

-Él me enseñó el ajedrez cuando yo era muchachito, de siete u ocho años. Primero me daba torre de ventaja, después caballo o alfil. Luego ya jugamos al parejo, cuando tenía 11 o 12 años, ya le ganaba al viejo, y me hacía trampas. Era jalisquito: me mandaba traer cualquier cosa y movía las piezas.

Mi padre fue amigo de mi vida todo el tiempo, protector de mi miedo, brazo mío, palabra clara, corazón resuelto.

Aprendiz de brujo.

-Me gusta no el teorema rígido del ajedrez, sino la invitación a la aventura, prefiero a los jugadores que buscan la magia. Como Carlos Torre contra Emmanuel Lasker, partida jugada en Moscú, en 1925. Carlos Torre movió 24. C3R, a lo que Lasker contestó DOCK. Y entonces, el gran maestro yucateco hizo una tremenda demostración: 25.A6A!! DxD, 26. TxP+ R1T, 27. TxP+ R1C, 28. T7C+ R1T, 29. TxA+ R1C, 30. T7C+ R1T, 31. T5C+ R2T, 32. TxD R3C, 33. T3T RxA, 34. TxP+ R4C, 35. T3T y Lasker hizo bien en rendirse.





Viejo.

-Ríe cuando nos comunica: Me gusta la palabra viejo, entré a la vejez oficialmente; un día antes me sentía bien, lleno de vida, gozoso, prometedor, incauto. Me gusta la palabra viejo, pero odio la palabra senecto.

La Luna.

Sabines recita: La Luna se puede tomar a cucharadas ò como una capsula cada dos horas. Es buena como hipnótico y sedante Y también alivia A los que se han intoxicado de filosofía. Un pedazo de luna en el bolsillo Es mejor amuleto que la pata de conejo: Sirve para encontrar a quien se ama, Para ser rico sin que lo sepa nadie Y para alejar a los médicos y las clínicas. Se puede dar de postre a los niños Cuando no se han dormido, Y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos Ayudan a bien morir. Pon una hoja tierna de la luna Debajo de tu almohada Y miraras lo que quieras ver. Lleva siempre un frasquito del aire de la luna Para cuando te ahogues, Y dale la llave de la luna A los presos y a los desencantados. Para los condenados a muerte Y para los condenados a vida No hay mejor estimulante que la luna. En dosis precisas y controladas.





El juego.

-Todos los juegos, incluidos los de azar, son un enfrentamiento con el destino. Jugamos a estar sobre la tierra pero al fin nos vamos. Con alegría o con dolor, dulce vida, nos vamos...

domingo, 10 de julio de 2016

Sí hubiese jugado ajedrez Jean Paúl Sartre

Imprimir
Jean Paúl Sartre


Un francés universal, uno de los más brillantes pensadores de este siglo; filósofo, dramaturgo, novelista, periodista, político antifascista. Polígamo, dadivoso, neurótico, polémico, escritor prolifero, representante del existencialismo, contestatario, radical, en la medida en que piensa que la única posibilidad de inventar verdaderamente al hombre es a través de la liquidación de los sistemas que lo alienan, robando su libertad.

Alerta sobre el peligro moderno de la "serialización de lo hombres", que evidentemente origina: la pérdida de la identidad y la autenticidad.

Desde muy temprano en su niñez decidió que en la vida lo que más vale son los libros. "El azar me había hecho hombre, la generosidad me haría libro". "Era dogmático y dudaba de todo, excepto de ser el elegido de la duda: restablecía con una mano lo que destruía con la otra y tenía a la inquietud por la garantía de mi seguridad, era feliz". - afirma-.

Autor de frases como:"El infierno son los otros", "El hombre es una pasión inútil", "Todo existente ha nacido sin motivo, vive por debilidad y muere por casualidad". "El colono no tiene más que un recurso: la fuerza cuando todavía le queda" , sobre la independencia de Argelia- a la que se adhirió.

En la revuelta del 68 en Francia animo a Daniel Cohn-Bendit líder del movimiento con las siguientes frases: "Hay algo que ha surgido de ustedes que asombra, que trastorna, que reniega de todo lo que ha hecho de nuestra sociedad lo que ella es. Se trata de lo que yo llamaría la expansión del campo de lo posible. No renuncien a eso". Su obra filosófica más importante es: "El ser y la nada".

Sartre sostiene que la existencia precede a la esencia, que el hombre está condenado a ser libre. Condenado, porque no se ha creado a sí mismo, y sin embargo, por otro lado, libre, porque una vez arrojado al mundo es responsable de todo lo que hace. que la esencia de cada ser humano -y de toda la humanidad- se construye mediante las elecciones que tomamos diariamente.

Mientras los capitalistas lo llamaron pelele de los comunistas y lo atacaban cuando se pronunciaba en favor de los pueblos oprimidos, los comunistas a su vez lo tildaron de hiena capitalista y lo agredían cuando levanaba su voz condenando sus atropellos.

Le explico al gran escritor de que al nombrarle una palabra deberá mencionar en forma libre lo que le venga en mente. A continuación la trascripción de las preguntas y respuestas:
Tengo que encontrar una verdad.

... la idea por la que pueda vivir o morir. Cita del filósofo danés del siglo XIX Sören Kierkegaard.
Jean Paúl Sartre
El hombre.

El hombre es lo que quiere ser, el hombre es lo que se hace. Este es el primer principio del existencialismo.

-Nietzsche.

Los heroicos ideales paganos.

Intelectual:

Para mí es, el que es fiel a un conjunto político y social, pero que no cesa de discutirlo.
-Ajedrecista.

Los elegidos de la duda. Cada hombre deberá buscarse un fin propio, válido solamente para él y realizar su proyecto particular, que tiene un valor meramente subjetivo. Elegimos todo lo que somos, y somos eso que elegimos.


-Ajedrez.
Eso que elegimos lo elegimos creándolo.

Jean Paúl Sartre

-Libertad.

La libertad resulta incómoda, debido a que hay que saber que hacer con ella, En el plano de la autenticidad, he reconocido que el hombre es un ser en el cual la esencia está precedida por la existencia, que es un ser libre que no puede, en circunstancias diversas, sino querer su libertad, he reconocido al mismo tiempo que no puedo menos de querer la libertad de los otros.

-Imaginación.

La única cosa que tiene importancia es saber si la invención que se hace, se hace en nombre de la libertad

-Guerra.

Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren.

-Existir.

Es el ser que elige y que se elige. Es hacer que un futuro venga a anunciarnos qué somos.

-Existencialismo.

El hombre carece de una esencia previa que determine o condicione de antemano su existencia. Antes bien, es el propio despliegue existencial del hombre el que le dota de una esencia, de una determinación susceptible de definirle, Significa que el hombre empieza por existir, se encuentra, surge en el mundo, y que después se define.

El hombre, tal como lo concibe el existencialista, si no es definible, es porque empieza por no ser nada, sólo será después, y será tal como se haya hecho. Afirma que sólo el hombre existe, sólo el hombre es libre, sólo el hombre elige. El hombre es el único que no sólo es tal como él se concibe, sino tal como él se quiere, y como se concibe después de la existencia, como se quiere después de este impulso hacia la existencia; el hombre no es otra cosa que lo que él se hace.

-Plan.

Hay universalidad en todo proyecto en el sentido de que todo proyecto es comprensible para todo hombre. Construyo lo universal eligiendo; lo construyo al comprender el proyecto de cualquier otro hombre, sea de la época que sea.

-La partida.

Les corresponde a ustedes darle un sentido y el valor no es otra cosa que este sentido que ustedes eligen. El artista se compromete a la construcción dentro del tablero y que la partida por hacer es precisamente la partida que habré hecho; está bien claro que no hay valores estéticos a priori, pero que hay valores que se ven después en la coherencia de la partida, en las relaciones que hay entre la voluntad de creación y el resultado. Sólo se puede juzgar la partida una vez realizada. El conjunto de una obra ajedrecística se incorpora a la vida de ese ser.

-Perder.

No es necesario tener esperanzas para obrar.

-El poder.

Es una de las formas esenciales del mal.

Filosofía.

La única forma de proceder para conseguir una especie de intuición comunicable de lo que es el hombre común, aunque no totalmente científica y objetiva conservará siempre como el asombro del hombre ante sí mismo, y como la crítica de ese hombre en relación consigo mismo.

Apertura.

Para mí, la acción pone el pensamiento al descubierto.

-El hombre.

No se puede admitir que un hombre pueda formular un juicio sobre el hombre. El existencialismo lo dispensa de todo juicio de este género; el existencialista no tomará jamás al hombre como fin, porque siempre está por realizarse. El culto de la humanidad conduce al humanismo cerrado sobre sí al fascismo. Esta pavorosa libertad significa que el hombre ante todo existe, se encuentra a sí mismo, se agita en el mundo y se define después, y por lo tanto, está condenado en cada instante de su vida a la absoluta responsabilidad de renovarse.

Jean Paúl Sartre
-Contendiente.

El otro es indispensable a mi existencia tanto como el conocimiento que tengo de mí mismo. En estas condiciones, el descubrimiento de mi intimidad me descubre al mismo tiempo el otro, como una libertad colocada frente a mí, que no piensa y que no quiere sino por o contra mí.

-Humanismo.

El existencialismo es humanismo porque recordamos al hombre que no hay otro legislador que él mismo, y que es en el desamparo donde decidirá de sí mismo; y porque mostramos que no es volviendo hacia sí mismo, sino siempre buscando fuera de sí un fin que es tal o cual liberación, tal o cual realización particular, como el hombre se realizará precisamente como humano. Nadie puede, por eso, nunca, descubrir el sentido de su vida; porque ese sentido es siempre revocable por la mañana, y porque no hay un mañana último, un hoy último desde el cual pueda contemplar mi vida y reconocer su sentido.

-Premio Nobel

Elegí, y lo rechacé. Porque estimo que desde hace cierto tiempo tiene un color político. Esta coronación es una manera de decir: "Finalmente es de los nuestros". ¡Yo no podía aceptar eso!. Si a uno le dan el premio Nobel, firma uno los manifiestos como premio Nobel, las gentes dicen: nos hace falta la firma de fulano, porque es premio Nobel. Todo eso, para mí, es lo contrario de la literatura.

En el fondo lo que escandaliza es que ese dinero no haya sido gastado se considera natural que un banquero tenga dinero y no lo dé. Pero que un escritor pueda rechazarlo, eso no pasa. Rechazo 26 millones y me lo reprochan, pero al mismo tiempo me explican que mis libros se venderán más porque la gente va a decirse: "¿Quién es este que escupe sobre semejante suma?". Mi gesto va pues a reportarme dinero. Es absurdo pero no puedo hacer nada.

-Sus libros.

Mis libros huelen a sudor y a esfuerzo, y admiro que apesten para la nariz de nuestros aristócratas; muchas veces los he hecho contra mí, lo que quiere decir contra todos.
-Las normas de: M.I. y M.G.

Naturalmente, nunca se llega a todo, pero hay que querer todo, haré todo lo que esté en mi poder para que llegue; El hombre no es nada más que su proyecto, no existe más que en la medida en que se realiza, no es, por lo tanto, más que el conjunto de sus actos, nada más que su vida. De acuerdo con esto, podemos comprender por qué nuestro existencialismo horroriza a algunas personas. Porque a menudo no tienen más que una forma de soportar su miseria, y es pensar así.

-Circunstancias.

Han estado contra mí; no he logrado mi norma, yo valía mucho más de lo que he sido -Tú no eres otra cosa que tu vida, el hombre no es más que una serie de empresas, que es la suma, la organización, el conjunto de las relaciones que constituyen estas empresas.Lo que dice el existencialista es que el cobarde no nace, se hace cobarde, que el héroe no nace, se hace héroe; hay siempre para el cobarde una posibilidad de no ser más cobarde y para el héroe de dejar de ser héroe.

-Libertad.

Si el hombre ha reconocido que establece valores, en el desamparo no puede querer sino una cosa, la libertad, como fundamento de todos los valores. Queremos la libertad por la libertad y a través de cada circunstancia particular. no puedo tomar mi libertad como fin si no tomo igualmente la de los otros como fin. A los que se oculten su libertad total por espíritu de seriedad o por excusas deterministas, los llamaré cobardes; a los que traten de mostrar que su existencia era necesaria, cuando es la contingencia misma de la aparición del hombre sobre la tierra, los llamaré inmundos. Es necesario que el hombre se encuentre a sí mismo y se convenza de que nada pueda salvarlo de sí mismo, en este sentido, el existencialismo es un optimismo.

Jean Paúl Sartre

Simonede Beauvoir.

- La única con el mismo nivel de conocimiento de mí mismo, mi única verdadera fortuna.

Elegir.

-Un ejercicio también del ajedrez. Es fundamental en la existencia humana e ineludible; incluso la negativa a elegir implica ya una elección. Es aceptar el riesgo y la responsabilidad de seguir un compromiso dondequiera que nos lleve.

Ernesto Guevara de la Serna.

El Che Guevara es el hombre más completo de su tiempo.

-Morir.

No me causa miedo y me parece natural. Natural en oposición al conjunto de mi vida que ha sido cultural. En última instancia, es la vuelta a la naturaleza y la afirmación de que yo era naturaleza... escribí. Eso fue lo esencial en mi vida.Yo creo que he hecho aproximadamente lo que he podido. Y que esto, valga lo que valga, es un hecho, aunque el porvenir desmentirá muchas de mis afirmaciones; espero que alguna se mantenga, pero de todas maneras hay un movimiento lento de la historia hacia una toma de conciencia del hombre por el hombre.

En ese momento, todo lo que se ha hecho en el pasado tendrá su sitio, tomará su valor. Por ejemplo, lo que yo he escrito. Esto es lo que dará a todo lo hecho y a lo que haremos, una especie de inmortalidad. Dicho de otro modo, es necesario creer en el progreso. Esto puede ser una de mis últimas ingenuidades. la libertad y la aceptación de la responsabilidad personal son los valores principales de la vida y que los individuos deben confiar en sus poderes creativos.

Por Gabriel Capó Vidal
http://quienesjugaronajedrez.blogspot.mx/
Julio 2016